Mi historia con las drogas psiquiátricas, 8 años de tortura

A los 3 años y medio tuve una gran crisis alérgica y  asmática, fui diagnosticado con alergia a los ácaros y a los animales con crisis asmáticas crónicas, los broncodilatadores, antihistamínicos, corticoides, antibióticos… se convirtieron en mis compañeros de viaje durante más de 15 años.  

Al finalizar universidad comencé a sentir cansancio, falta de energía, desesperanza, problemas con el sueño… Llegó a ser tan molesto que decidí ir al médico de familia, después de 5 ó 10 minutos de preguntas y respuestas, me dijo que lo que tenía era el síndrome del viajero (acabada de mudarme de Londres a España), esto provocaba un déficit de serotonina, que se solucionaba con las drogas psiquiátricas  Prozac y Zoplicona.

Al menos parecía que todo tenía sentido, los siguientes días fueron horribles, los síntomas que tenía se volvieron más intensos aún, ya no me quería morir, me quería suicidar, además aparecieron algunos nuevos, diarrea, nauseas, ganas de vomitar constantes… El médico me había avisado, así que a pesar de estar sólo, decidí aguantar y seguir. A las 2 semanas la mayoría de los síntomas habían desaparecido y comenzaba a encontrarme bien, intenté seguir con mi vida. Aunque hubo momentos en que lo conseguí, a partir de aquí mi vida se convirtió en una ardua montaña rusa, quizás siempre lo había sido.

Siempre había confiado en las autoridades médicas, pero la realidad era, que cada vez estaba más enfermo. Llegó a un punto en que era insoportable, cada cambio droga psiquiátrica fue por a una gran crisis (ahora sé que era el síndrome de abstinencia). Me dijeron que tenía el síndrome de viajero, depresión, depresión mayor, depresión resistente al tratamiento (¿resistente a sus medicamentos de mierda?), depresión crónica… Llegué a mis 33 años completamente destrozado física y emocionalmente, hacía tiempo que había comenzado a investigar y finalmente «algo» de información adecuada llegaba a mis manos (sólo algo de información), además tenía la certeza que el camino que había seguido hasta ese momento no era el correcto.

Estaba en un estado horrible de sufrimiento (ahora sé que fue y siempre había sido el síndrome de abstinencia) y no tenía ningún sentido seguir las instrucciones del psiquiatra por más tiempo (era mejor estar muerto), así que comencé a bajar la medicación, reduje todas mis drogas psiquiátricas en 6-7 meses (gran error, pero en ese momento creía que era una reducción lenta). Durante este tiempo iba a un médico naturista sin conocimientos sobre síndrome de abstinencia (descubrí eso más tarde) y comencé a tomar 5-HTP y SAM-e mientras bajaba la medicación, así que terminé con un síndrome de abstinencia horrible (en este momento aún no sabía nada sobre el síndrome de abstinencia, octubre de 2014).

Experimenté todos los síntomas, excepto el tinnitus (zumbidos en los oídos), anhedonia, pensamientos suicidas  24 horas (desaparecieron después de 18 meses), convulsiones, mareos, síndrome pseudogripal,  alergias, sensibilidad al sonido y a la luz, sensación de shock eléctrico, sensación de descarga en el cerebro, rigidez muscular, amnesia, bruxismo, de-realización, de-personalización, neuro-emociones locas, erupciones cutáneas, sensación de alfileres y agujas en todo el cuerpo ,alucinaciones, dermatitis, vértigo, manía, problemas con todos mis órganos, problemas de  memoria, dolor en todas partes…

Estaba en una ola constante (aparecen los síntomas), estaba tan enfermo que todo lo que podía hacer era estar en la cama e ir al baño. Muy lentamente, algunas ventanas (los síntomas se calman) comenzaron a aparecer… (Todavía recuerdo la primera vez que me reí y fue por 5 segundos, después de 1 año y 3 meses después de comenzar la reducción).

Seguí investigando en internet, y en el verano de 2015 tuve la gran suerte de encontrar la entrevista de Luke Montangu (cepuk.org) en la revista Times. Lloré tanto ese día… Me di cuenta de que todo lo que me había pasado era el síndrome de abstinencia, estaba en un estado terrible y sólo yo podía resolverlo (dejé al médico naturista).

Afortunadamente, los recursos correctos comenzaron a aparecer, survivingantidepressants.org, beyondmeds.com, benzobuddies.org, madinamerica.com, npanth… hasta este momento solo encontraba información a favor de las drogas  psiquiátricas.

En el síndrome de abstinencia los síntomas aparecen en olas (aparecen los síntomas) y ventanas (los síntomas se calman). Poco a poco, las olas disminuyen en tiempo e intensidad y las ventanas aumentan en frecuencia y duración. La recuperación varía de persona a persona, es muy gradual y puede llevar meses o años.

Las ventanas comenzaron a aparecer, y básicamente pasaba todo el tiempo de lucidez en los blogs alternativos de drogas psiquiátricas, particularmente survivingantidepressants.org, fui directamente a las historias de recuperación, también leía otras secciones, me escandalicé, algunas de las historias más aterradoras estaban en la pantalla de mi teléfono móvil, y yo estaba en esa misma situación, también fue la primera vez en mucho tiempo que no me sentía solo y sabía que todo se debía al síndrome de  abstinencia (en realidad se convirtió en una especie de mantra).

Seguí leyendo, aprendiendo, entrando en pánico, llorando, a veces sin comprender… (mi mente estaba frita) pero sabía que estaba en el lugar correcto. Pronto descubrí el gran error que cometí con mi reducción, pero había finalizado 8 meses antes. Estaba en la cama, con un dolor insoportable en todo el cuerpo y todos los síntomas de abstinencia, pero algo dentro de mí me decía que tenía que seguir sin drogas psiquiátricas y continuar (volver a tomar las drogas psiquiátricas, incluso a dosis baja era demasiado arriesgado, y no quería que todos esas drogas psiquiátricas volvieran a mi cuerpo, también sabía que era una decisión muy arriesgada).

Según mejoraba muy gradualmente (tuve que lidiar con muchos dolores y grandes molestias), descubrí que tenía alergias alimentarias/ambientales bastante graves, que me obligan a tener que ser extremadamente minucioso con mi dieta o sufría reacciones adversas graves. Era y soy hipersensible a las vitaminas, suplementos, cafeína, alimentos procesados, químicos, algunas verduras, proteínas, azúcar, gluten, lácteos…

Lo que me ayudó fue la paciencia, la investigación y el aprendizaje sobre la salud y el bienestar, leí y puse en práctica todo lo que podía sobre el síndrome de abstinencia, nutrición, el cuerpo, higiene vital, ayurveda, yoga,  antroposofía, Wilhelm Reich, enfermedades psicosomáticas… Traté de aceptar lo que me estaba pasando y simplemente fluir (sí, fue muy difícil de hacer, pero ayudaba y en algún momento logré rendirme (entregarme), y esto hizo una clara diferencia). Descansar, descansar, descansar, también algunas distracciones eran necesarias, como televisión, películas, libros… caminar cuando comenzó a ser posible.

Probé algunas cosas a dosis bajas, como magnesio, acupuntura para calmar el sistema nervioso… pero debido a mi hipersensibilidad, nada funcionó y los síntomas empeoraban. Aprender a escuchar a mi cuerpo y seguir sus señales, fue la clave del éxito, también confiar en su capacidad de curación. La naturaleza fue una gran compañera de viaje cuando podía ir (lo sigue siendo), comencé a ir durante unos minutos y gradualmente aumenté el tiempo. Comer extremadamente saludable y aprender directamente mi cuerpo lo que le convenía y lo que no, fue también otra clave para el éxito, incluso cuando mi alimentación era muy limitada, de alguna manera todavía lo es.

Integrar mi historia completa, mis traumas, mis demonios, mi sombra, sentir… fue fundamental. Al comenzar a bajar medicación, malos tratos y abusos sexuales que había sufrido en mi infancia comenzaron a emerger (lo desconocía completamente). Lidiar e integrar esos momentos en pleno síndrome de abstinencia fue lo más duro que he hecho en mi vida, al inicio me resistía, pero pronto descubrí que hacerlos conscientes, era el camino.

Todos somos diferentes y lo que funcionó para mí podría no funcionar para ti, pero también soy consciente de lo importante que es la información y la orientación cuando sufres el síndrome de abstinencia, básicamente aprendí de la experiencia de las personas (es la única herramienta disponible), por lo que escribiré y compartiré los descubrimientos y estrategias en las diferentes fases (tanto como pueda recordar). También deciros que en el fondo no somos tan diferentes y que los factores de salud son los mismos para todos los seres humanos.

Pasaba el tiempo en foros y lugares que hablaban del síndrome de abstinencia, a veces aumentaban mi miedo, pánico, depresión… pero siempre fue extremadamente útil, me sentía comprendido, en compañía… de hecho, entraba a diaria hasta mayo de 2018. Después comencé a hacer más actividades al aire libre ya que me sentía mejor, y me conectaba semanalmente, luego mensualmente…

¿Por qué tardé tanto tiempo escribir mi historia? Esto ha sido un viaje al infierno… a veces todavía me pregunto cómo logré volver a este lado. Me llevó mucho tiempo mejorar, no tenía claro que el síndrome de abstinencia tuviera un final y no sabía qué decir. Había comenzado a vivir nuevamente y necesitaba terminar de recuperarme, estar fuerte y normalizar mi vida. Creo ahora sé cómo lo hice, es hora de ser valiente, compartir mi propia historia y ayudar a otros. Lo hice todo mal y sobreviví, ¡así que tú también puedes hacerlo!

Actualmente estoy bien, puedo vivir, disfrutar de la vida, viajar, bailar, trabajar algo y llevar una vida feliz… Hay cosas que mejorar, problemas de alimentación (sigo una dieta extremadamente saludable) y sensibilidad, rigidez muscular… vamos decir que estoy recuperado en un 80%. Pero bueno, nunca pensé que esto fuera posible y SÍ, el cuerpo se recupera del síndrome de abstinencia, solo necesitas confiar en ti mismo y querer regresar a la vida.

Otro gran problema en los foros es si el síndrome de abstinencia se puede dejar atrás, y la respuesta es un gran SÍ. Soy una persona completamente diferente, un nuevo y mejorado Jonás Miller. Fue y es un proceso de aprendizaje de vida, y actualmente soy la mejor versión de mí mismo.

Quiero agradecer desde el fondo de mi corazón, a todas las personas (y a los foros y webs) que están compartiendo sus experiencias en los foros del síndrome de abstinencia, también aseguraros a todos que estáis en los lugares adecuados para recuperar vuestra vida. Dar gracias especialmente a survivingantidepressants.org (y a tantos otros), he pasado horas, días, semanas, meses y años ahí, todos sus valientes miembros y sus sorprendentes historias fue lo único que tuve para recuperar mi vida.

Historial de Drogas Psiquiátricas

+ 15 años de antihistamínicos, corticosteroides, varios antibióticos…

1,5 años 20 mg de prozac y 0,5 mg de Z-droga

1 año 20 mg de escitalopram + 2 mg de lorazepam

2,5 años  citalopram + 2 mg de alprazolam

1 año de cymbalta + 2 mg de alprazolam

Cymbalta de 0,5 años + agomelatina + 2 mg de alprazolam

0,5 años de cymbalta + prozac + 2 mg de alprazolam

Algunas drogas recreativas

Libre desde octubre de 2014

Deja una respuesta