En este momento estás viendo La realidad de la Psiquiatría

La realidad de la Psiquiatría

A la mayoría de nosotros nos han dicho que los psicofármacos (ansiolíticos, antidepresivos, antipsicóticos) son «medicamentos» que «tratan» «enfermedades mentales». Nos han dicho: «Al igual que una persona con diabetes necesita insulina, necesita un antidepresivo si estás deprimido, un ansiolítico si sufres ansiedad o un antipsicótico si estás en brote psicótico», y debido a este poderoso mensaje, millones y millones de nosotros consumimos estas drogas todos los días, convencidos de que, si no lo hacemos, nuestro sufrimiento, ansiedad, lucha, “manía” y “psicosis”, empeorarán progresivamente y nuestras vidas se desmoronarán cada vez más.

En el 2014 descubrí que esta falsa historia de modelo médico en el que había creído durante toda la vida, era en realidad una ideología inventada en lugar de algo basado en evidencias científicas y hechos reales. No podía creerlo, estaba en estado de shock, comencé a formarme y educarme sobre la historia real de la psiquiatría.

 

  • Los medicamentos psiquiátricos no pueden curar a nadie. Únicamente pueden atenuar los síntomas para que sean un poco menos molestos, pero no curan a nadie. Igual que el alcohol, que no puede curar a nadie, pero te puede hacer un poco más feliz momentáneamente. Es lo mismo…
  • No sirven para la ansiedad, ni depresión, ni psicosis… tienen graves efectos primarios y secundarios e incrementan el riesgo de suicidio.
  • Algunos de los medicamentos que se dan para el TDAH son anfetaminas. ¡Si uno compra anfetaminas en la calle, se las considera drogas ilegales! ¡Pero si se las compra con receta, son legales!
  • Son muy similares al alcohol, nos hace sentir más relajados y a veces más felices al instante, pero en ocasiones aumentan la violencia y la desesperanza. Los ansiolíticos, antidepresivos y antipsicóticos tienen que ver con muchos de los tiroteos en las escuelas de Estados Unidos, asesinatos en las familias, suicidios… Son muchísimo más difíciles de dejar, ya que han sido diseñadas para que seas adicto de por vida.
  • Los psiquiatras han inventado un verdadero “cuento chino” al que llaman “Psiquiatría biológica”. Una persona está enferma porque tiene un desequilibrio químico en su cerebro, es una tremenda mentira. NIEGAN el peligro que entrañan estos fármacos y no reconocen que al dar antidepresivos, ansiolíticos y antipsicóticos a las personas se las convierte en drogadictas.
  • Es más fácil para los psiquiatras cerrar los ojos y negar la evidencia. Hay muchísimo dinero en juego cuando se diagnostica de ansiedad, depresión, esquizofrenia… los médicos reciben grandes incentivos económicos. Además, si deciden usar psicoterapia con un paciente puede llevarles una hora, pero si vuelven a hacer las mismas recetas pueden atender a muchos pacientes en una misma hora. Recetar un psicofármaco lleva dos minutos, pero retirárselo, puede llevar meses debido a los síntomas de abstinencia.
  • Muy, pero muy pocos psiquiatras saben retirar los fármacos. Cuando lo intentan suelen hacerlo demasiado rápido. Es muy común que bajen la dosis a la mitad, a un 50%, pero eso es demasiado, y aparecen los síntomas de abstinencia, los cuales son interpretados como síntomas de la enfermedad. ¡Son los síntomas de la abstinencia! Pero el psiquiatra le dice al paciente: “Usted necesita seguir tomando el medicamento porque le ha vuelto la enfermedad, así que le volveré a dar la dosis completa”, y ya no volverá a repetir la prueba.
  • La psiquiatría tapa los malos tratos y abusos sexuales, negligencia, abandono… en la infancia.
  • Se ocultan los estudios con datos desfavorables, se seleccionan los participantes que interesan (wash out) y se desechan los que no interesan (selection bias). Las farmacéuticas financian las investigaciones (funding bias) y éstas arrojan resultados inflados, se manipulan las estadísticas y se publican como positivos estudios que son en realidad negativos, se tergiversan los datos de todas las formas posibles, los salarios de los propios investigadores dependen de que se obtengan buenos resultados
  • Los medios de comunicación tienen un gran poder para conseguir que la gente se dé cuenta de que algo es erróneo o equivocado, pero están comprados por las farmacéuticas, sus salarios dependen de ellos y mienten. Cientos de miles o incluso millones de personas que mueren por el uso y el abuso de los psicofármacos y ellos se callan.

 

 

Gracias a una sólida subcultura en Internet de apoyo de personas que lo sufren, es posible salir del infierno de la psiquiatría, disminuir gradualmente los psicofármacos y recuperarse del síndrome de abstinencia.

 

Los datos hablan…

Los medicamentos han transformado los problemas agudos en problemas crónicos –se crean los pacientes crónicos– y quitan gente del mercado laboral.

¡Esto es increíblemente caro para la sociedad! Sería mucho más barato usar poco los fármacos psiquiátricos y mucho más la psicoterapia.

El consumo de psicofármacos de los últimos meses ha aumentado un 20% y que un tercio de las personas que ya consumían han aumentado la dosis, o han optado por un medicamento más fuerte www.itadsistemica.com

En 2021 también se consumieron más de 61 millones de unidades de tranquilizantes en España y 50 millones de unidades de antidepresivos.

Septiembre 2007-agosto 2008 – 31.743.000 unidades de antidepresivos, por un importe de 480 millones de euros

  • Las cifras de discapacidad debidas a enfermedades mentales están aumentando. Al aumentar el uso de psicofármacos, aumentan proporcionalmente las pensiones a los discapacitados (mentales) en todos los países.
  • Los trastornos afectivos siguen un curso mucho más crónico hoy que en la era anterior a las drogas. Fuerte aumento en el número de personas discapacitadas por depresión y enfermedad bipolar.
  • Es un mito que todas las personas con esquizofrenia necesitan tomar medicamentos antipsicóticos durante toda su vida.
  • El uso de drogas ilícitas y antidepresivos está alimentando el auge bipolar.
  • La medicación de niños y jóvenes para los trastornos mentales no los ayuda a prosperar a largo plazo.
  • Fuente: Anatomía de una epidemia, Robert Whitaker.

A pesar de aumentar considerablemente el uso de psicofármacos, el número de suicidios no desciende:

Así llegamos a las drogas psiquiátricas (psicofármacos)…

  • Las drogas psiquiátricas son «medicamentos» que «tratan» la «enfermedad mental”, (Desequilibrio Químico/Neurotransmisores)
  • Al igual que una persona con diabetes necesita insulina, necesitas un antidepresivo si estás deprimido, un ansiolítico si padeces ansiedad…
  • Son seguras, no crean adicción ni abstinencia.

Además, se llega por otras vías…

  • Incontinencia Urinaria, Fibromialgia/Dolor, Menopausia, Dejar de Fumar, Problemas Musculares, Eyaculación Precoz, Reacción a medicamentos, Cubrir errores médicos

Las verdaderas causas

  • Biológicas – Desequilibrio hormonal, Inflamación, falta de nutrientes, falta de aminoácidos, variaciones genéticas, estrés oxidativo, mala microbiota/flora intestinal, mala absorción intestinal, dolor físico, disfunción de la metilación.
  • Sociales – Malos tratos y Abusos, negligencia, abandono, duelo, trauma, estrés, crisis espiritual, falta de vivienda, aislamiento social, inseguridad económica, disfunción familiar.
  • Ambientales – Alergias, toxinas, patógenos.
  • Conducta: mala alimentación, falta de sueño, inactividad física, impulsividad, falta de propósito, abuso de sustancias, pensamiento negativo.

La realidad de los psicofármacos…

El impacto que estos medicamentos tienen en el sistema nervioso central (SNC), el intestino, digestivo, sistema suprarrenal, sistema metabólico, sistema reproductivo y, en esencia, en todos los demás sistemas del cuerpo humano es muy significativo y la curación lleva tiempo.

He visto a innumerables personas quedarse postradas en cama; debilitadas por dolor nervioso, dolor en las articulaciones y dolor muscular; incapacitados por el pánico absoluto, el terror, la ansiedad y la desesperación mucho mayor que cualquier cosa que hayan experimentado antes de tomar drogas (o incluso mientras las tomaban); completamente incapaz de trabajar, cuidar a los niños, manejar las responsabilidades del día a día; incapaz de moverse, caminar, correr, hacer ejercicio; fantasear con la muerte… yo fui uno de ellos.

 

Luke Montagu, Conde de Sandwich, Reino Unido

Le recetaron antidepresivos por primera vez a la edad de 19 años, Luke no estaba deprimido y nunca le habían diagnosticado depresión. Era un estudiante de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York y recientemente me había sometido a un anestésico general para una operación de sinusitis que lo dejó con dolores de cabeza y sintiéndose “otro».

Sin realizar ninguna prueba, un médico de cabecera británico anunció que tenía un «desequilibrio químico del sistema límbico» y le recetó Prozac (fluoxetina).

No se sintió mejor y, a lo largo de los siguientes cinco años, vio a varios médicos que lo cambiaron a drogas diferentes no menos de nueve veces. Luke recibió una variedad de diagnósticos diferentes…

Luke había intentado dejarlas, pero siempre se sintió tan mal que rápidamente las reanudó.  Él dijo: «Pensé que era porque necesitaba la medicación; ahora entiendo que sufría el síndrome de abstinencia cada vez que traté de dejarlas. Pero los doctores nunca vieron eso.

A finales de 2008, con 38 años (después de 20 años medicado sin razón), decidió que ya era suficiente. Estaba tomando un nuevo antidepresivo, Effexor (Venlafaxine), que lo hizo sentir desconectado. Para contrarrestar esto, le habían recetado Clonazepam, una benzodiazepina, pero lo hicieron olvidadizo.

Siguió el consejo de Dr. Mark Collins, ingresar en la clínica y retirar Clonazepam. «Pensé que no iba a dormir dos o tres noches, luego estaría tan cansado que colapsaría. En cambio, sentí como si mi cerebro se rompiera en pedazos «.

Más tarde aprendió que el Dr. Collins había cometido un terrible error: los usuarios a largo plazo de «benzos» necesitan reducir durante meses o incluso años. Durante los días siguientes, Luke experimentó un «maremoto de síntomas horribles».

Unos días más tarde, Luke se dio el alta. «Estaba en un estado de absoluto terror. Solo quería salir del hospital porque sabía que me habían hecho algo terrible. Llegué a casa como pude, pero allí me di cuenta de que todo era diferente. Había dejado la casa como una persona, pero regresé como otra. De una manera bastante literal, había perdido la razón «.

Desde entonces, Luke ha soportado siete años de lo que solo se podría describir como EL INFIERNO.

“Seis años después de tomar mi última dosis de antidepresivos, todavía estoy sufriendo sus efectos. Tengo un constante dolor en los nervios en todo el cuerpo, como una sensación de pinchazos y agujas ardientes. Estoy agitado la mayor parte del tiempo y pierdo los estribos fácilmente, tal vez sea comprensible para alguien que sufre dolor constante. También tengo tinnitus y algunas veces siento los músculos contraerse en diferentes partes de mi cuerpo. No puedo tomar azúcar, cafeína o alcohol, ya que todos estos intensifican los síntomas” 2017.

Ha fundado WWW.CEPUK.ORG, Consejo de Psiquiatría Basada en la Evidencia, cuya misión es comunicar la evidencia de los efectos potencialmente dañinos de los medicamentos psiquiátricos a las personas e instituciones del Reino Unido.

Después de demandar a su médico por causarle sufrimiento, ganó la batalla legal y 1,35 £ millones en compensación.

Para formarse y educarse sobre la historia real de la psiquiatría recomiendo encarecidamente leer:

  • Guía de Desmedicalización Psicofármacos
  • Survivingantidepressants.org, Fundado por Altostrata – miles de casos reales, poseen un gran conocimiento y experiencia en síndrome de abstinencia. El valor de su trabajo es incalculable.
  • Anatomía de una epidemia, Robert Whitaker, Premio al mejor libro de investigación periodística de 2010 por Anatomía de una epidemia del IRE (Investigative Reporters and Editors). Sus reportajes para el Boston Globe le llevaron a ser finalista del premio Pulitzer de salud. www.madinamerica.com
  • theinnercompass.org, Fundado por Laura Delano, una auténtica superviviente, puedes encontrar un conocimiento muy completo y de grandísimo valor y calidad, para escapar de la psiquiatría.
  • Benzodiazepinas: cómo funcionan y cómo dejarlas (también llamado el Manual de Ashton www.benzo.org.uk). El manual de la Dra. Heather Ashton.
  • The Antidepressant Solution: A Step-by-Step Guide to Safely Overcoming Antidepressant Withdrawal, Dependence, and “Addiction”, Written by Joseph Glenmullen, MD, este libro está dirigido a todos aquellos preocupados por pasar por el proceso de abstinencia de drogas psiquiátricas, desde amigos y familiares hasta médicos y pacientes.
  • Psicofármacos Que Matan y denegación organizada, Peter C. Gøtzsche, aborda el campo de la psiquiatría moderna y asegura que esta se ha simplificado hasta el extremo de limitarse a recetar los psicofármacos que la industria va lanzando al mercado.
  • Consejo de Psiquiatría Basada en la Evidencia (www.cepuk.org), cuya misión es comunicar la evidencia de los efectos potencialmente dañinos de los medicamentos psiquiátricos a las personas e instituciones del Reino Unido.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Elena Sevillano

    Gracias por el artículo.
    Claridad y expresión de una realidad aberrante sin concesiones.
    Ojala lo lean millones de personas.

    1. feelveit

      Gracias Elena por tan bonitas palabras. Es esencial que este mensaje llegue a las personas que están sufriendo.

Deja una respuesta